MENU

La fotografía nos ha hecho ver la vida desde otra perspectiva. Desde un lugar donde el responsable de vivir eres tú, donde la línea entre ser feliz y tener miedo es muy delgada. Sí, miedo. Miedo a lo desconocido, a lo que vendrá mañana. Un punto de partida donde la rutina no forma parte de nuestras vidas. Cada día es diferente o nos proponemos que sea así; una mezcla de sensaciones que es difícil de explicar.
Pasión por lo que hago, por lo que siento al fotografiar, una mezcla de emociones y sensaciones, mi lenguaje no verbal, mi forma de expresarme. Soy responsable de un instante, una mirada que me traspasa el alma, una historia de vida resumida en un momento que yo con mi cámara elijo y que solo durará un segundo.

Un segundo que en mi cabeza parece una eternidad, es el segundo más largo de mi vida, decidir, observar, componer, ver la luz en mi retina, detener el tiempo, porque ese momento está delante de mí, aquí y ahora. Todo está en su sitio. La perfección del momento es mi imperfección, porque donde yo veo belleza hay una realidad, donde yo veo eternidad hay caducidad, un recuerdo que ya es pasado …
Un día de contrastes, de color, de luz, silencios cargados de sinceridad, donde todo parece estar en su lugar o a lo mejor no, sonrisas que te llegan al alma , historias de un minuto que recordare toda la vida..

Del 3 al 10 de Febrero del 2020

Solo 6 plazas disponibles

Comentarios
Añade tu comentario

CERRAR